Face painting o pintacaras: 5 errores que debes evitar.

Es nuestra labor crear y regalar felicidad allá dónde estemos, por eso, debemos evitar meternos en charcos de los que sea difícil salir, por ejemplo:

1º.- Maquillar con barra. Utiliza pincel y aguacolor. 

Las barras de maquillaje son grasientas, difíciles de limpiar, poco amigas de la piel de los pequeños, inútiles para pintar con detalle y definición. En lugar de dar felicidad, generan molestia al peque (no hay más que ver la carita de algunos mientras los "manchan" con ellas) y más molestias a papá y a mamá (ensuciando durante semanas la bañera y pringando las sábanas innecesariamente). Vamos, ¡que deberían estar prohibidas!. Si eres un "pintacaras" y no "manchacaras", ¡ya las puedes ir tirando a la basura!.

2º.- Maquillar a menores de tres años. La mayoría de las marcas nos recomiendan, por seguridad, no pintar a menores de tres años, y eso es justo lo que debemos hacer. 

Si están ya cerca de esa edad, puedes pintarles, algún pequeño detalle en los brazos, las piernas o el típico y socorrido hocico de gato (punto negro en la nariz y cuatro pelitos o puntitos más). Así evitamos reacciones, molestias y "falta de felicidad" :) 

3º.- Maquillar a un niño que no quiere ser maquillado. Si el pequeño baja la mirada y la cabeza, se muestra nervioso, demasiado callado o incómodo con tu pincel o con la elección del diseño que papá o mamá pretenden imponer, no lo pintes.

Es tu obligación regalarle alegría, no hacerle sufrir. Amablemente, hazle notar a sus padres que el pequeño no está a gusto y que será mejor dejarlo para otro día o pintar lo que el niño quiera y no lo que quieran ellos.


                                 
                                      Nuestra función es proporcionar felicidad... ¡no manchar niños! 


4º.- Compartir tu equipo de maquillaje. Aunque alguien pueda molestarse cuando le digas que no vas a compartir tu equipo (para su ¿sorpresa?, por lo visto, hay personas que piensan que es lo más normal del mundo ser pintacaras y no tener material propio ¿?).

La seguridad y el sentido común nos dice que no prestemos nuestros pinceles y nuestras pinturas a nadie, y que no usemos los materiales de otras personas, pues desconocemos su estado y nivel de limpieza. Intenta llevar siempre contigo, en el coche o en un maletín más pequeño, un "mini-kit" con lo esencial (colores básicos, un par de pinceles y varias esponjas), para evitar que un olvido te ponga en un aprieto. No regalamos felicidad al peque que pintamos con un pincel sucio o un color mal conservado o utilizado. Si algún "pintacaras" se incomoda por tu negativa a que ponga las manos en tu equipo, tú tranquilo, lo superará y la próxima vez procurará traer su propio kit.

5º.- Tardar tres horas en maquillar a 10 niños. Sí, al principio es complicado pintar rápido y bien. Te recomiendo que sintetices los diseños y huyas de los detalles hasta que tengas un poquito más de experiencia.

En la medida de lo posible, intenta no dedicar más de cinco minutos con cada niño, de lo contrario, los que esperan, sus papás y mamás, el gato y el hombre de las hamburguesas... se impacientarán, se aburrirán, se cansarán y se irán.  No te preocupes, con un poco de práctica, podrás hacer la mayoría de los diseños en sólo tres minutos o menos, regalando "mucha felicidad a mucha velocidad" :P

Comentarios

Entradas populares de este blog

La pintura que uso: el mágico aquacolor.

"One Stroke Face Painting" por Gretchen Fleener

Adiós a un intenso 2016 :)