¡Éste sí es Spiderman!


Andaba yo hace un tiempo asistiendo a un curso de animación infantil, para aprender un poquito de improvisación y globoflexia. Un par de horas del curso iban aplicadas a aprender "pintacaras" (¡argh, con barras, socorroooo!), así que, haciendo de tripas corazón, comencé a pintar en el rostro de mi compi lo que nos habían pedido: Spiderman.


Con mucho esfuerzo y paciencia -digo, repito y mantengo que las barras para maquillaje deberían estar prohibidas-, estoy en ello, entregada a la causa de dignificar lo indigno, cuando de repente, se me acerca el profe -que, por cierto, no me había dirigido la palabra en todo el curso, que duraba casi tres días-, y me dice:



Así pinto yo los Spiderman...
¡si el peque no se menea mucho, jejeje!
- "Oye, perdona, estamos dibujando un Spiderman".
Le miro, sorprendida y respondo...
- "Sí, sí, en eso estoy...".
- "No, eso no es un Spiderman, eso es una máscara y el niño nos ha pedido un Spiderman" -me dice, fresco como una lechuga.
- "Uhmmm, pues, es que yo hago así los Spiderman y a los niños les encanta" -la verdad, no dije nada más que la verdad.
- "Bueno, mujer, nada, nada, si te va bien así, tú misma, tú misma" -me mira con semblante resignado y condescendiente y se marcha para no volver a dirigirme la palabra en lo que restaba de curso.

Dejando a un lado el hecho incomprensible de que una empresa de animación, mantenga y promueva un nivel de maquillaje infantil mínimo, entregando a sus animadores cuatro tristes barras de cera para "manchar" caritas, todo ello en claro contraste con una calidad de animación y, en general, de servicio, según parece, bastante buena, dejando a un lado lo anterior, digo, el ánimo por "normalizar" y "fijar" modelos y personajes es desesperante.


A pesar de esta  anécdota, que cuento a diestro y siniestro, allá donde voy, en reuniones de amigos, painters o no, maquilladores y resto del mundo, la pena me invade al ver, al seguir viendo, niños con la cara manchada de rojo -ya de cera, ya de aquacolor-, desvaída en los extremos, pintarrajeada con pegotes negros que "malnacen" en la nariz, copiando el "pintacaras de Spiderman tradicional", el que "debe ser" -no sé dónde está escrito-.


Te diré una cosa: Spiderman tiene mil caras, todas las que nosotros queramos ponerle, todas las que nuestros peques nos pidan, todas las que la vida le de y nosotros sepamos y queramos regalarle, con el pincel en la mano, las pinturas en la mesa y nuestra creatividad pegando saltos dentro de la cabeza.... ¡eso es lo mejor de Spiderman, eso es lo mejor del maravilloso arte del face painting!.  




Comentarios

Entradas populares de este blog

La pintura que uso: el mágico aquacolor.

"One Stroke Face Painting" por Gretchen Fleener

Adiós a un intenso 2016 :)